Etólogo: el profesional que corrige la conducta de las mascotas

Etólogo: el profesional que corrige la conducta de las mascotas

Cuando nuestra mascota tiene un comportamiento extraño, a veces no sabes a quién preguntarle. Sin embargo, existe un profesional que puede ayudar. Un etólogo es el que analiza el comportamiento de los animales, siendo la etología, una ciencia de vital importancia para corregir la conducta animal.

No obstante, cabe señalar que esta figura se diferencia del adiestrador, ya que este se dedica solamente al entrenamiento para una actividad determinada.

El papel del etólogo en el mundo de las mascotas

Una vez que sabemos que es un etólogo, vamos a ahondar en su trabajo y las razones para acudir a una consulta para realizar un diagnóstico y determinar un tratamiento adecuado.

Concretamente, la especialidad de la etología clínica permite que el profesional se especialice en veterinaria. Es la persona que sabe cómo corregir un comportamiento agresivo, destructivo, hiperactivo o ansioso. Sin duda alguna, sabrá por qué razón la mascota adopta este tipo de conducta y cómo tratarla adecuadamente.

Los tipos de comportamientos que afectan a la mascota

No es lo mismo un etólogo felino que el etólogo canino, porque el gato y el perro tienen sus propios modelos de comportamiento. Normalmente, lo que más preocupan son las conductas negativas como agresividad, el miedo o la falta de control del animal, incluso, esto influye en el dueño, ya que se desespera al no encontrar un remedio o solución. Mientras que este profesional recopilará toda la información necesaria sobre el animal y su entorno para garantizar un tratamiento adecuado.

Qué tipo de situaciones se deben tratar y prevenir

Es recomendable llevar a nuestro perro al etólogo canino si notamos problemas en el aprendizaje, en las mordidas, miedo excesivo, conductas obsesivas, agresividad o dificultades para la socialización. Por lo tanto, si se detecta algún problema en alguna de estas áreas, hay que contar con un buen especialista que modifique estas conductas caninas.

Por su parte, el etólogo felino también cumple un papel fundamental al estudiar el comportamiento del gato en su hábitat natural. Lo normal es contar con su asesoramiento si no usa la arena u orina fuera de la bandeja, si se percibe una conducta agresiva cuando se lo acaricia, si maúlla por las noches con frecuencia o si destroza el mobiliario de la casa al limarse las uñas.

En cualquiera de estos casos, este experto en mascotas, el que analiza el comportamiento de los animales, tendrá que descartar si se trata de una enfermedad, una lesión o si el problema se relaciona por una mala comunicación.

Diagnóstico y tratamientos

Una vez que ya sabemos que los trastornos de conductas perjudican a la mascota, a su dueño, así como al ambiente familiar, es necesario efectuar un diagnóstico correcto según la patología y su funcionamiento orgánico.

De hecho, cuando se parte de un déficit en el desarrollo, el comportamiento del animal de compañía sufrirá una transformación adecuada para la convivencia y dentro de un entorno urbano. Aspectos como la comunicación, la educación y la cría son determinantes.

La etología juega un papel muy importante para mejorar la convivencia de una mascota y corregir conductas inapropiadas.

Si tu mascota está cambiando sus hábitos o comportamiento, en Rocketpin puedes realizar un examen especializado en etología para entender qué le pasa a tu mascota y revertir la conducta inapropiada.

Conoce todos los servicios que Rocketpin ofrece y deja a tu mascota en manos de profesionales.