PCR o test rápido: ¿Cuál es la diferencia entre estos exámenes?

PCR o test rápido: ¿Cuál es la diferencia entre estos exámenes?

En Chile se cierra el mes de mayo con 1.384.346 casos de coronavirus acumulados desde el inicio de la pandemia y más de 30.000 fallecidos a la fecha, según datos del Ministerio de Salud.

Sin embargo, uno de los grandes aliados en la lucha contra el coronavirus es la detección temprana, y para ello existen diversos métodos de cribado, como lo son las PCR o test rápido. Es por ello que en esta nota te contamos en qué consiste cada uno y cuáles son sus principales diferencias.

¿Qué es un PCR y un test rápido COVID 19?

Ante todo, es necesario aclarar que ambos métodos de detección son capaces de confirmar si el virus está o no activo en una persona. Sin embargo, un test PCR no es lo mismo que un test rápido de antígenos. 

El examen de PCR, cuyas siglas quieren decir “reacción en cadena de la polimerasa” (polymerase chain reaction), detecta mediante una muestra biológica, cualquier presencia de material genético de un patógeno, (que en este caso es una molécula de ARN) y la muestra se obtiene de la garganta y las fosas nasales del paciente. 

Por otra parte, un test rápido COVID 19 o test rápido de antígenos es capaz de detectar las proteínas del virus mientras se encuentra activo en el paciente. El material analizado se obtiene a través de las fosas nasales, igual que una PCR, o mediante una muestra de saliva, ofreciendo un resultado en cuestión de 15 minutos.

¿Cómo funcionan el test PCR y el test de antígenos?

Un examen de PCR es un test altamente sensible y específico. Una vez obtenida la muestra de las fosas nasales y garganta del paciente, se analiza en un laboratorio para detectar el ARN del virus, basándose en la amplificación del material genético y detectando incluso cantidades mínimas del virus. 

Estas pruebas las realizan únicamente profesionales de salud en pacientes sintomáticos y asintomáticos siempre que se sospeche estar infectado, y los resultados pueden demorar entre 1 y 2 días, algunas veces más.

Para un test rápido se obtiene una muestra del paciente de forma muy similar a la PCR, introduciendo un hisopo en la fosa nasal del paciente e insertándolo después en un tubo de extracción con un líquido que posteriormente se deposita en la tira reactiva, brindando un resultado rápido. 

Para lograrlo, estas pruebas emplean la inmunocromatografía en papel, es decir, una superficie donde se encuentran pegadas las proteínas del virus para la detección cualitativa de antígenos específicos o proteínas virales del COVID presentes.

Grado de confiabilidad de ambos exámenes

El Instituto de Salud Pública de Chile informa en su portal web que los test de antígenos “Confirman la presencia del virus al detectar sus proteínas (antígenos), con una sensibilidad menor que el examen de PCR en tiempo real”. Por otra parte, los expertos sitúan el grado de confiabilidad de una PCR casi en 100%, incluso en fases iniciales, frente al 80% de sensibilidad y entre el 87 y 97% de especificidad de los test rápidos de antígenos, donde además existe una mayor probabilidad de falsos negativos. 

Entonces, ¿cuál es el test más recomendable PCR o test rápido?

Aunque los test rápidos de antígenos aún no alcanzan en grado de eficacia de las PCR, son una de las mejores herramientas de cribado complementarias, ya que ayudan a agilizar la detección del virus en su fase infectante, lo cual permite tomar medidas de seguridad para evitar contagios de manera rápida. Es por ello que también son unas de las pruebas más empleadas entre colaboradores dentro de una empresa. 

Las principales diferencias entre un PCR y un test rápido son: la rapidez para conocer los resultados y su grado de fiabilidad. Pero sin importar cuál método de detección emplees, es preciso recordar la importancia y las ventajas que supone contar con métodos de detección de contagios para la lucha contra la expansión del coronavirus en Chile y el mundo.